Saltear al contenido principal
Florencia Miller

Florencia Miller

¿Es más caro contratar a un interiorista para resolver la escenografía que habitamos?

—No, no es más caro contratar a un interiorista. Sólo un interiorista puede ayudar a un cliente a resolver cuál es el mejor diseño para vivir y disfrutar los espacios a su manera. Además, lo ayuda a adecuar ese diseño a su presupuesto de manera eficiente, aspecto nada menor para un país como el nuestro.

¿Cómo se estructuran y fijan los honorarios profesionales y qué incluyen?

— Se arma un presupuesto y los honorarios profesionales se fijan en base a un porcentaje de ese presupuesto. Abarcan desde el boceto de la idea hasta la ejecución y dirección de obra. En caso de que el cliente lo desee nos encargamos de todo, hasta del último detalle.

Acerca del método de trabajo, ¿cuáles son las etapas fundamentales con las que comienzan cada proyecto?

 —Lo primero es conocer el lugar del proyecto y a las personas que van a habitarlo. Para ello hacemos una entrevista con el o los clientes en el lugar, para conocer el funcionamiento general: cómo viven los espacios, cómo interactúan con él y entre ellos, qué piensan, qué desean, etc. La mayoría de los clientes no tienen claro qué es lo que quieren, y el desafío del interiorista es ayudarlos a descubrirlo.

¿Cómo se leen los espacios? Nos interesa conocer cómo es el proceso de reconocimiento y aproximación a los ambientes sobre los cuales debe intervenir.

— Nos interesa conocer cómo es el proceso de reconocimiento y aproximación a los ambientes sobre los cuales debe intervenir.

Mi forma de intervenir es muy intuitiva. Por eso, siempre intento familiarizarme con el lugar, inconscientemente, ver cuáles son sus puntos fuertes o débiles, evaluar cómo incide la luz en el espacio, estudiar qué es lo que pide el lugar. A partir de ahí comienza un proceso creativo que involucra los sentidos y el lado artístico.

El habitante… ¿siempre tiene razón? Nos interesa saber qué importancia le asignan y hasta dónde ejercen docencia en vuestra relación con los clientes.

—Creo que no se trata sobre quién tiene la razón, sino de ayudar al habitante a descubrir qué es lo que quiere. Lo importante es que el proyecto sea concebido a medida en conjunto entre el cliente y el interiorista, y que el cliente se apropie del mismo desde antes de habitarlo.

Estética y función, ¿hasta dónde y cómo?

—Importa conocer cómo se procesa el perfil estético del profesional y hasta dónde influye en el gusto del habitante. Ambas se retroalimentan una de la otra. El buen diseño es el que integra tanto la estética como la función y logran convivir de forma armoniosa.

¿Cuáles son las influencias sobre las que se sustenta conceptualmente su trabajo?

—Una de mis mayores fuentes de inspiración son los viajes. Cada vez que conozco un lugar nuevo, le saco fotos a absolutamente todo, y eso ayuda a estimular mi creatividad. También en este último tiempo estuve siguiendo mucho el trabajo del estudio Meyer Davis.

¿Cómo define su trabajo profesional?

 —Súper detallista, fresco, sensible y ecléctico. Considero que el ser arquitecta me brinda una visión más integral del proyecto.

Cuestionario ayd

1. Un libro: Ahora estoy leyendo El fin del amor
2. Una película: Figuras ocultas
3. Un trago: Gin Tonic
4. Una serie: La casa de papel
5. Música: Coldplay y Oasis
6. Gusto de helado: Frutilla a la crema
7. Equipo de fútbol: Peñarol
8. Una comida: Milanesa de carne
9. Un referente histórico: Impresionismo




Close search

Carrito

Volver arriba