Saltear al contenido principal
GIORGIO CARLEVARO

GIORGIO CARLEVARO

La Fuerza Natural

Redacción Diego Flores / Fotografía Nico di Trápani

Giorgio Carlevaro es un hombre joven y dinámico, su mirada inquieta revela sus orígenes familiares, es italiano de La Liguria y aun tratándose, como se trata de una tercera generación nacida entre nosotros, en sus genes se revelan los paisajes dominantes de aquel lugar que se recuesta sobre el Tirreno, con bosques y montañas que se suceden sin solución de continuidad que despiertan emociones y sensaciones vitales que en el caso de Giorgio, se manifiestan como una fuerza de la naturaleza. Ceramista, escultor, es esencialmente un artista que cuenta historias apelando al lenguaje plástico dentro del cual ha logrado crear un dialecto único.

Nos reencontramos con Giorgio Carlevaro, luego de casi veinte años, el pasado mes de diciembre, cuando junto a Diego Lev presentó sus obras recientes en el Estudio de Kopel Sánchez, en Carrasco. En su taller las piedras señalaron el camino, enormes bochas pétreas coronaban la entrada a la casa, alineadas y a la espera de su turno para ser devoradas por las manos del escultor. Giorgio Carlevaro es el artista plástico uruguayo con más obras públicas en el país. Actualmente el trabajo con la piedra ocupa el tiempo de Giorgio, lo que no impide que mantenga abierto y funcionando su taller de cerámica, que continúa con la producción de objetos utilitarios e imágenes, ahora con el concurso de Ivo su hijo mayor, que con quince años parece revivir el proceso de su padre. También trabaja con maderas y metales, acero inoxidable y corten. En sus historias los símbolos son un elemento vital que juegan con formas recurrentes como el vano, las ventanas, las escaleras y la silla. A poco de conversar con él, estas formas emergen com elementos que vinculan al autor con su historia y la historia de su familia.

«… de niño asistía a las clases del taller Parque Rodó, que funcionaba en la Torre del Lago, luego asistí al Taller Montevideo, con Beatriz Magliati de Rubio y Rosina Rubio y finalmente al taller de Jaime Novinsky, donde por espacio de tres años marque tarjeta de 14 a 18 horas, todos los días…»

Lee la nota completa en revista ayd#319, en todos los kioscos del país

Close search

Carrito

Volver arriba